¿Cómo se forman las nubes?

Las nubes nos han cautivado desde que el hombre se levantó sobre sus piernas y alzó la vista al cielo. Son un fenómeno meteorológico bastante curioso a pesar de lo acostumbrados que estamos a ellas, y son responsables de la lluvia y demás formas de precipitación.

El 1, 2, 3 de la meteorología

Para comprender cómo se forma una nube, primero hay que entender algo sobre la presión atmosférica: el aire de la tierra es atraído por la gravedad y se apelotona en la superficie de la tierra, donde la presión es elevada por el peso del aire que hay encima. A medida que ganamos altitud, menos aire tenemos encima y por tanto la presión disminuye. Esto ocurre hasta llegar al límite de la atmósfera, donde apenas hay aire y la presión es casi nula.

Con la temperatura es más complicado, pues hay más factores a tener en cuenta. Aún así es muy sencillo si tenemos en cuenta solo la zona que nos ocupa. La troposfera es la capa de la atmósfera más interna y donde se forman las nubes. El aire cercano a la superficie está caliente por contacto con la tierra, pero a medida que nos alejamos de la superficie la temperatura decrece.

¿Cómo se forma una nube?


Cuando una masa de aire húmeda gana altitud, accede a una zona de la atmósfera donde la presión y la temperatura es mucho menor.

El aire contiene vapor de agua procedente principalmente de la evaporación de los océanos. Cuando una masa de aire húmeda asciende encuentra menos temperatura -se enfría- y menos presión -se expande-. Al expandirse se enfría todavía más. La cantidad de agua que puede contener el aire disminuye con la temperatura; por tanto, al enfriarse no puede contener tanta agua como antes. Es entonces cuando el vapor de agua “que sobra” condensa formando gotas de agua o cristales de hielo.

¿Por qué no caen las nubes? ¿Por qué llueve?

nubes-orograficas

Tanto las gotas de agua como los cristales de hielo son más densos que el aire. Por lo tanto, uno podría pensar que en lugar de permanecer en suspensión, las nubes deberían caer al suelo. Por experiencia sabemos que eso no ocurre: las nubes suben y bajan a merced del viento, aunque desde la superfície solo percibimos su movimiento horizontal.

La respuesta a esta pregunta no es otra que el tamaño. Al ser de dimensiones tan reducidas -de entre 0.1 y 0.01 mm- son arrastradas por las corrientes de aire con facilidad. Solo cuando su tamaño aumenta lo suficiente es cuando la gravedad vence a las corrientes y comienzan a caer, formando las precipitaciones.

Si quieres saber más, consulta este otro artículo sobre las formaciones más comunes de nubes.

Un comentario sobre “¿Cómo se forman las nubes?

Los comentarios están cerrados.